Playa de La Bota

Playa de La Bota, Punta Umbria - opiniones y fotos

Acerca de
Duración sugerida
Más de 3 horas
Sugiere ediciones para mejorar lo que mostramos.
Mejorar este perfil
La zona
Dirección

4.0
51 opiniones
Excelente
16
Muy bueno
28
Promedio
4
Mala
1
Horrible
2

GVILLELMVS
Provincia de Badajoz, España5.664 aportes
Playa para ir con familia y pequeños...
jul. de 2021 • Familia
Playa muy amplia y cómoda para ir con la familia y niños pequeños. Ideal para que los peques jueguen en la orilla y hagan castillos de arena...

Tiene varios chiringuitos, en los cuales hay un buen acceso a la playa con duchas, cubos de basura y socorrista. El resto de la playa no tiene servicios, ni si quiera una triste papelera o cubo de basura, punto a mejorar...

Recomiendo ir sobre las 11:00 ya que después decesta hora, en verano es complicado encontrar aparcamiento que es junto a la carretera. Hay gorrillas...

Cuidado cuando sube la marea sobre todo en la zona del chiringuito er Matías hacia las playa lo Enebrales, ya que con marea alta no hay apenas espacio pasado las dunas.

Estupendas puestas de sol...

Volveremos, sin duda alguna...!!!
Escrita el 31 de julio de 2021
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de Tripadvisor, no de TripAdvisor LLC.

Backpacker1975
Madrid, España4.040 aportes
Playa infinita
ago. de 2020
Una muy buena playa para ir con amigos, familia, pasear, es enorme y aunque haya mucha gente hay espacio de sobra para todos.
Los chiringuitos y bares están relativamente alejados de la orilla ya que hay mucha extensión de arena.
Sin duda una playa estupenda y excepcional.
Escrita el 5 de septiembre de 2020
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de Tripadvisor, no de TripAdvisor LLC.

Maxi
Torrejoncillo, España475 aportes
Playita
ago. de 2020 • Familia
Una playa muy grande, limpia y accesible, tiene varios puestos de Socorro y chiringuitos y lo mejor de todo son los vendedores ambulantes de pastelitos por las tardes, es una playa de arena blanca y muy tranquila.
Escrita el 2 de agosto de 2020
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de Tripadvisor, no de TripAdvisor LLC.

ana e
Valladolid, España109 aportes
Arenal extenso y limpio
sep. de 2019 • Pareja
Playa extensa, limpia y llana
Para los amantes de los grandes paseos
Bonita y accesible
La más cercana a los grandes complejos hoteleros
Escrita el 20 de septiembre de 2019
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de Tripadvisor, no de TripAdvisor LLC.

antonio
Sevilla, España6 aportes
Expectacular
jul. de 2019 • Pareja
Playa súper limpia, tranquila y buen ambiente, cerca de la playa Punta Umbria con buen ambiente y buena gastronomía.
Escrita el 14 de septiembre de 2019
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de Tripadvisor, no de TripAdvisor LLC.

N. G.M.
Linares de la Sierra, España2 aportes
Playa de la Bota
ago. de 2019 • Pareja
Ha sido muy decepcionante llegar a la playa y encontrar una importante mancha de algas a lo largo de toda la orilla y respirar el olor tan desagradable que de ellas emana.
No entiendo como las autoridades locales o autonómicas no limpian este desastre, pues promocionan el turismo de Huelva y cuando llegamos nos encontramos con esta visión tan desagradable, que no invita ni a tomar el sol y mucho menos a disfrutar del baño. Siento dar esta crítica tan negativa a un espacio que parece tan bonito.
Escrita el 24 de agosto de 2019
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de Tripadvisor, no de TripAdvisor LLC.

israjosue
Costa del Sol, España1.552 aportes
Playa con historia
ago. de 2019
La Playa de la Bota, también conocida entre los lugareños como "El Cruce" (por estar situada en el cruce entre las carreteras de Huelva, Cartaya y Punta Umbría). Situada en un entorno semivirgen, sin edificaciones anexas, Por su limpieza y conservación suele ser galardonada con una Bandera Azul por la Fundación Europea de Educación Ambiental. Históricamente es reseñable porque es la playa donde apareció el cuerpo de William Martin, hecho esencial en el devenir de la II Guerra Mundial.
Esta rodeada de pinares y dunas de arena fina y blanca y rodeada por el paraje natural de la Laguna de El Portil y los Enebrales de Punta Umbría
Escrita el 12 de agosto de 2019
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de Tripadvisor, no de TripAdvisor LLC.

Algas
ago. de 2019 • Pareja
Plagada de algas. Cuando hay marea baja de lejos parece un prado. Apenas hay puntos limpios. Solo hay duchas en el chiringuito y hay un "parking" de caravanas.
Escrita el 12 de agosto de 2019
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de Tripadvisor, no de TripAdvisor LLC.

RAMONMM1978
Huelva, España965 aportes
PLAYA TRANQUILA
jul. de 2019 • Pareja
Una playa tranquila la mayor parte del tiempo, incluso en verano. Su extensión es bastante grande y suele estar limpia. La arena es fina y clara. El oleaje no es peligroso. Quizás el agua suele tener demasiadas algas en muchas ocasiones y sobre todo, es una playa a la que le faltan servicios. Su cierta lejanía respecto al núcleo urbano, no ayuda a este menester y la sensación que da, es que está un poco abandonada. No es mal sitio sin embargo para un día de sol y playa.
Escrita el 29 de julio de 2019
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de Tripadvisor, no de TripAdvisor LLC.

Miguel A. Maroto - aka migmat
Madrid, España68 aportes
PARAISO BELLO Y ABANDONADO
jul. de 2019 • Pareja
PLAYA DE LA BOTA
© Miguel A. Maroto Perez, aka MigMat

Miro como voy dejando mis pisadas en la arena tostada de la playa para ver como una ola las lame y las disuelve sin remisión, borrando mi rastro y el de centenares de viandantes que como yo van jugando con la arena y las incansables olas. Como un golpe de viento me devuelve al mundo real la callosa voz de la vendedora ambulante de la playa que con su firme paso y su tez morena vocea su mercancía con insistente secuencia "el camarón. el camarón!".
La sombrillas crepitan suavemente con la brisa mientras un aroma de Nivea penetra mis sentidos devolviéndome a la mas pura sensación de arena caliente y sol.
La sal y la arena se mezclan en mis pies mientras camino jugando con las olas que mueren mansas a mis pies. Cruzo miradas con paseantes que por un instante me revelan su vida secreta por el simple milagro de apenas cruzarnos unas miradas que a mi me bastan para imaginar toda una existencia. Si es un vicio absurdo, pero disfruto imaginando historias de gentes que nunca conoceré y que solo tendrán en común conmigo ese breve y fugaz cruce de miradas y a veces ni eso.
La muchacha que camina segura detrás de unas enormes gafas de sol y un pareo que trasluce un bikini de tonos dorados que indiferente se cruza como si solo el viento fuera su compañero.
Conchas de todo los tamaños se diseminan por aquí y por allá, salteadas por jirones de algas verdes y pardas que de tanto en tanto se enredan en mis dedos. Las olas rompen con moderado fragor formando laminas de cristal acuoso que destellan dorados rayos de sol y espuma que desaparece rápidamente, vaciando la arena bajo mis plantas con graciosas cosquillas.
Paseantes playeros van y vienen con premura algunos mientras otros disfrutan cada soplo de brisa y cada ola. Un balón se estrella a mis pies y un chavalillo surge raudo agachándose a cogerlo mientras perdiendo el aliento nos dedica una graciosa disculpa. Las olas se enredan en mis pies mientras deambulo sin fin playa arriba y abajo, llevando la imposible contabilidad de las conchas que dejo atrás y las olas que mojan mis pies. A lo lejos crestas blancas de espuma se desparraman en olas crecidas que pintan de líneas blancas el azul verdoso del mar de medio fondo. Una estela de espuma blanca y y verdosa se va deshilachando tras la proa de un minúsculo pesquero que regresa a puerto con las redes recogidas y tal vez con las bodegas repletas, a juzgar por los repechos que hunden y levantan su proa en el suave oleaje que le lleva.
El rítmico ruido de unas paletas golpean mis tímpanos y me descubren una afanada pareja que con circenses piruetas devuelven una y otra vez la bola a su contrincante bajo el sol abrasador que les hace parecer danzarines circenses de un espectáculo inexistente.
La sombrillas fluctúan con la brisa mientras una bandera roja del puesto de socorro marítimo crepita al viento. Es curioso que desde hace años en esta playa siempre este izada la bandera roja, tal vez por desidia o por que esta playa se haya quedado anclada en el tiempo y no quiera dejar de recordar la brisa que le ha dado forma a sus arenas, a sus pinos y a sus caminos.
De vez en cuando aparecen colonias de sombrillas cerca de los chiringuitos que se suceden cada unos cuantos centenares de metros.
Toldos, sabanas de playa y neveras en algunos refugios para familias que se aglutinan junto a un transistor que vocea estridente y machacona música playera.
Dos sirenas alegran la vista con brillantes cuerpos embadurnados de crema y pecho al aire, se afanan en acaparar todo el espectro luminoso para que su cuerpo resplandezca de un intenso moreno que vende caro su negrura y duele conseguir.
Atlético y depilado objeto voraz de miradas preferentemente femeninas, camina con paso firme este Apolo de la playa luciendo su exuberancia muscular y recibiendo en decenas de ojos clavados en su cuerpo la recompensa al duro trabajo invernal que ahora da sus frutos con abundancia y sin recato. Felicidad y sonrisa velada de mirada discreta de muchas damas y regocijo de algunos caballeros que no disimulan su admiración.
El sol esta en lo mas alto y hace que el azul del mar inunde mis ojos y el blanco de la arena me ciegue, tal vez una mirafa al horizonte me haga descubrir el velero que se desliza lentamente, desconocido y bello en el profundo mar de azul estremecedor.
Camino lentamente por la playa a velocidad de gaviota, como cuando se posan en suaves corrientes y planean casi estáticas a pocos metros del suelo, desafiando a la física y asombrandonos con su belleza, se diría que disfrutan planeando en la corriente, alardeando de su pericia mientras su silueta recorta estática en la brisa y cabria pensar que gustandose, se mantiene en la corriente con apenas imperceptibles correcciones de sus alas.
Asi es mi playa de la Bota en el Rompido, asi y mucho mas. Cordilleras de pinos verdes la circundan y mares de arena y hierbajos playeros la separan de la carretera para mantener este paraíso bello y abandonado lejos de mundo.

NOTA FINAL: Casi toda la zona de Puntaumbria hasta el Rompido, aunque muy bella, se encuentra en lamentable estado de abandono. NO HAY NI UNA SOLA PAPELERA EN LA PLAYA. Las duchas, cuando las hay, apenas funcionan. Nadie vigila el estado de la playa ni a los bañistas. Siempre ponen bandera roja porque no tienen otra. Es una pena porque asi llevan años. Es tanta la desidia que el año pasado los furtivos acabaron/extinguieron las Coquinas a base de una sobrepesca excesiva de años. Nadie hizo nada y asi sigue hasta que acaben con el ultimo paraiso del mar en España.

Version completa gracias a TripAdvisor.

Escrita el 25 de julio de 2019
Esta opinión es la opinión subjetiva de un miembro de Tripadvisor, no de TripAdvisor LLC.

Mostrando resultados de 1 a 10 de 46
¿Falta algo o hay algo incorrecto?
Sugiere ediciones para mejorar lo que mostramos.
Mejorar este perfil