Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.
Hoteles cercanos
Opiniones (34)
Filtrar opiniones
34 resultados
Calificación de viajeros
6
10
5
3
10
Tipo de viajero
Época del año
IdiomaTodos los idiomas
Más idiomas
6
10
5
3
10
Consultá qué dicen los viajeros:
Filtrar
Actualizando la lista...
2 - 7 de 34 opiniones
Escribió una opinión el 19 de julio de 2013

El hotel probablemente haya pasado por años de mayor esplendor, pero no ha perdido encanto. El lugar, Bahía Salinas, es paradisíaco. El entorno, mágico.
La atención guarda la proverbial camaradería costarricense, excelente. Las habitaciones dignas y limpias. Comer allí un pescadito super fresco recién preparado... es un manjar!!
Inolvidable.

Fecha de la estadía: agosto de 2012
  • Tipo de viaje: Viajó con familia
    • Relación calidad-precio
    • Ubicación
    • Calidad del descanso
    • Habitaciones
    • Limpieza
    • Servicio
1  Agradecele a MarianaT4
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 23 de agosto de 2011

El hotel es bonito, las habitaciones son cómodas, limpias y con buen espacio.

Fecha de la estadía: septiembre de 2010
  • Tipo de viaje: Viajó con amigos
    • Relación calidad-precio
    • Calidad del descanso
    • Limpieza
    • Servicio
Agradecele a CaveCR
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 3 de abril de 2010

Nunca había viajado a la zona de Bahía Salinas y me ofrecieron un paquete en excursión, con todos los tiempos de alimentación incluidos, que me pareció muy atractivo. Ahora caigo en cuenta de que el precio parecía bastante barato porque el hotel ya no es lo que alguna vez fue y han tenido que volver los ojos hacia el turista nacional de medianos ingresos, aunque estaba diseñado preferiblemente para extranjeros o nacionales de altos ingresos.

En general, las instalaciones se notan un poco deterioradas, pero aún así son confortables para quien no sea muy exigente. De hecho, se anuncian como hotel de tres estrellas, lo cual parece justo.

Las habitaciones son sencillas, con muebles rústicos, con piso lujado en el dormitorio y cerámica en el baño. Tienen aire acondicionado y televisión por satélite, aunque solo están disponibles unos 7 canales. Además fueron necesarios tres viajes a recepción para lograr que entregaran los controles correctos del TV y del aire acondicionado.

Me gustó la ubicación, porque la playa frente al hotel es amplia y bonita y hay acceso a varias playas cercanas muy lindas y tranquilas, como Playa Coquito, Playa El Jobo y Playa Rajada. Tiene amplias zonas que deberían ser verdes, pero están totalmente resecas, y una zona de piscina cómoda, con un rancho-bar que no estaba en funcionamiento (se nota que desde hace mucho tiempo).

A diferencia de otros hoteles de playa, tienen cero actividades de entretenimiento para los huéspedes, lo cual no deja de tener la ventaja de que asegura una gran tranquilidad y quietud, que garantizan el descanso sin interrupciones.

Lo que fue absolutamente decepcionante fue el servicio en el Restaurante. Nunca pudieron cumplir a cabalidad con el reto de atender adecuadamente a las 30 personas que componíamos la excursión. Peor aún cuando el hotel se fue llenando en el transcurso de la semana. Eran evidentes y acongojantes las caras largas de insatisfacción en todas las mesas del restaurante. Largas esperas para ordenar y para recibir lo ordenado, olvidos Imperdonables: había que insistir varias veces en cada pedido, cuando traían el café no traían la leche, no a todos les servían pan, si servían el pan a algunos les traían mantequilla y jalea pero a otros no, falta de aseo en las mesas (las boronas de pan de la mañana o las manchas de jalea estaban igual al mediodía y en la noche), y un larguísimo etcétera.

El personal de cocina y atención en el restaurante se notaba absolutamente improvisado (con bastante voluntad pero nada de experiencia). Era común ver a las personas de mantenimiento sirviéndonos la comida, por lo que no estaban atentos a solicitudes extra de los comensales. Servían los platos fuertes sin retirar los de la entrada. Peor aún era ver al dueño del hotel jugar con sus perros en una esquina del restaurante y luego entrar a la cocina a traer platos (uno en cada mano) para servirlos (no parecía que le hubiera dado tiempo de lavarse las manos).

En general, la zona es atractiva, tranquila y las instalaciones no están del todo mal, pero creo que la única forma de volver sería hospedándose en alguna de las habitaciones equipadas con cocina y refrigeradora (tengo entendido que tienen algunas) y cocinando la propia comida.

Fecha de la estadía: abril de 2010
  • Tipo de viaje: Viajó con amigos
    • Relación calidad-precio
    • Ubicación
    • Calidad del descanso
    • Habitaciones
    • Limpieza
    • Servicio
1  Agradecele a sgrj
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Estas opiniones se traducen automáticamente del inglés. ¿Querés ver las traducciones automáticas?
Escribió una opinión el 31 de diciembre de 2013 mediante dispositivo móvil

Fecha de la estadía: diciembre de 2013
    • Relación calidad-precio
    • Ubicación
    • Habitaciones
    • Limpieza
    • Servicio
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 19 de febrero de 2013

Fecha de la estadía: enero de 2013
  • Tipo de viaje: Viajó en pareja
    • Relación calidad-precio
    • Ubicación
    • Calidad del descanso
    • Habitaciones
    • Limpieza
    • Servicio
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Ver más opiniones