Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de Tripadvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.

“Fin de Semana en el Cantábrico”
Opinión sobre el Blanco Restaurante

Blanco Restaurante
Clasificado como N.º 13 de 44 Restaurantes en Navia
Rango de precios: US$ 30 - US$ 108
Comida: Española
Más detalles del restaurante
Detalles del restaurante
Bueno para: Ocasiones especiales, Comida local
Opciones: Reservas
Opinión escrita 14 de febrero de 2021 mediante dispositivo móvil

La Excelencia no tiene nada q ver con la abundancia. El tener precios elevadisimos no dan calidad a la la presentación ni al plato. Servicio muy regular para el precio, platos escasos de presentación, muy escasos, y dónde los sabores de salsas anulan por completo el sabor de la materia prima, que por el lugar tendría q ser excelente.La música propia de un pub, no de un comedor relajante y pausado como quiere transmitir la decoración.
No volver y arreglado está!

Fecha de la visita: febrero de 2021
Agradecele a 765sixtof
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribir una opiniónOpiniones (104)
Calificación de viajeros
Tipo de viajero
Época del año
Idioma
  • Más idiomas

1 - 5 de 104 opiniones

Opinión escrita 16 de octubre de 2020

No es la primera vez que estamos en este restaurante y yendo en ruta nos acordamos de él. Reservamos mesa y allí nos pusimos. Atentos como siempre. Nos pusieron un aperitivo mientras esperábamos por nuestros primeros. Croquetas líquidas de oricios con ortiguillas de mar, (yo era a lo que iba), y un platazo de jamón ibérico. De segundos nos tomamos un salpicón de bogavante con centolla, para mí tenía exceso de vinagre, y unas cocochas de merluza al ajillo, para acabar con un bizcocho roto de avellana y nuez, y un pastel de queso y coco con crema de aguacate y frutos rojos. La atención seria, sin aspavientos pero correcta. Un pan de masa madre con pasas riquísimo. Volveremos.

Fecha de la visita: octubre de 2020
    • Calidad/precio
    • Servicio
    • Comida
1  Agradecele a MAGBUSE
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 15 de febrero de 2020

He estado allí para comer y he preguntado si podían darme de comer para una persona celiaca, me dicen que si pero a la hora de comer, la persona celiaca se quedo un poco ploffff ya que sólo pudo comer filete y patatas, ensalada y de postre fruta. Vamos como en cualquier bar, la única diferencia es que no estaba contaminado, pero también hubo que advertir a los 3 camareros diferentes que vinieron a servirnos la mesa porque todos pasaban el pan por encima del plato de la persona celiaca. De precio no es nada barato, en relación calidad / precio. NO VOLVEREMOS A REPETIR

Fecha de la visita: enero de 2020
Agradecele a C3469RGsusanaa
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 5 de enero de 2020

Todas las navidades nos juntamos un grupo de amigos de Navia para comer algo juntos y sobre todo reencontrarnos. En este caso eramos 25 personas. Vinimos al Restaurante del Blanco sin grandes aspiraciones pero nos garantizaba un sitio amplio para todos y de comida aceptable, que es algo que esperas cuando pagas 22 euros por un menú. Lo que no nos esperábamos era que nos iban a sorprender con este menú tan comprometido con el medio ambiente y con el reciclaje de residuos:
"Menú Gastronómico, 3 de Enero de 2020, Precio: 22 € (bebidas no incluidas)":
Primero nos pusieron un aperitivo compuesto por un baso de chupito de almendras y otro de aceitunas para cada dos personas, la austeridad como forma de vida. Los entrantes, 4 croquetas a base de sobras de cordero de fin de año y el otro plato a escoger era un puré de verduras sin definir con un trozo de queso azul, ejemplo de creatividad de día festivo con la nevera vacía. El plato principal, bacalao desmigado con un pisto de verdura que bien podía haber acabado en croquetas de bacalao, pero no era cuestión de hacer un monográfico, y el plato estrella, un trozo de churrasco con una cucharada de ensalada de col y un chorro de salsa barbacoa de bote, la carne era un ejemplo de como sacar partido de esas piezas de carne que quedan en el fondo del congelador, estaba gomoso, lleno de nervios y con un toque de llevar varios días adobado y extremadamente salado. Para terminar un arroz con leche pasado y muy liquido que al cheff se le ocurrió la brillante idea de bañar con un sirope rojo dulce que le daba un aspecto de sesos sanguinolentos. El otro postre pionono, básicamente era un fosquito precocinado con un baño de chocolate. 
La bebida iba aparte, pedimos vinos blanco, tinto y agua, cabe destacar que, aunque insistimos no dejaron ninguna botella sobre la mesa, y que acabamos los postres con los tres vasos que teníamos cada uno prácticamente llenos. Este desperdicio de bebida no parece muy ecológico, pero si destacamos el hecho de que las botellas ya entraban al comedor abiertas da cuenta de nuevo del compromiso con el reaprobechamiento.
El comedor si duda es un ejemplo de sostenibilidad, materiales que resisten el paso del tiempo, con su diseño de comedor de banquetes de los años 80 perdura impasible a la modernidad, te retrotrae a la sopa de pollo con fideos y el pijama de postre. La sala estaba ambientada con música techno de club after hour que bien podría firmar Paco Pil en sus inicios por la ruta del Bacalao, todo estaba perfectamente conjugado. 
Al final pagamos una cuenta de 750 euros que seguramente incluía la gestión integral de residuos y limpieza ecológica de todo el menaje. Un mundo sostenible es posible.

Fecha de la visita: enero de 2020
    • Calidad/precio
    • Servicio
    • Comida
7  Agradecele a 814jorgea
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Opinión escrita 17 de octubre de 2019 mediante dispositivo móvil

Muy buena calidad de producto, muy buen ambiente, calido, acogedor. La chica que nos atendido encantadora. Los entrantes, anchoas de Santoña y croquetas liquidas de oricios con ortiiguillas de mar extraordinarias. Muy muy ricas. La paletilla de lechal muy buena. Para repetir. Precio acorde a la calidad del producto.

Fecha de la visita: octubre de 2019
1  Agradecele a Manupache
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.

Los viajeros que vieron Blanco Restaurante también vieron

 

¿Estuviste en Blanco Restaurante? Compartí tus experiencias

Escribí tu opinión Compartí tus fotos

Propietarios: ¿cuál es su versión de la historia?

¿Es el propietario o administrador de este establecimiento? Solicite su perfil gratis para responder las opiniones, actualizar su perfil y mucho más.

Solicite su perfil